LLETRES.COM
Calidad y Profesionalidad

Declaración de Derechos de Internet del Senado
 

CONCLUSIONES DEL INFORME APROBADO POR LA
COMISIÓN DE INTERNET

Preámbulo

El desarrollo de las Nuevas Tecnologías de la Información es un hecho que incorpora
novedades que transforman de forma sustancial la economía, las relaciones humanas, la cultura
y la política en nuestra sociedad. Estamos ante una revolución técnica que significará, está
significando ya, un importante cambio social e institucional, rápido en el tiempo y de gran
magnitud en sus consecuencias. El ritmo con el que crecen, en los países llamados avanzados y
por tanto también en España, los instrumentos de la denominada “Sociedad de la Información”
evolucionan en progresión geométrica y es evidente que de su buen desarrollo armónico depende
en gran medida nuestro futuro y nuestro papel en el nuevo mundo que se dibuja. Los PIBs
nacionales tienen cada día una relación mayor con este sector.

Todo cambio tecnológico trae consigo nuevas inquietudes, comporta reestructuraciones
sociales y anima nuevas perspectivas de progreso y bienestar. También aparecen en el horizonte
nuevas preocupaciones tales como desigualdades no conocidas hasta el presente y problemas no
planteados todavía, retos inexistentes hasta ahora que situarán a unas naciones a la vanguardia
respecto a otras, renovadas costumbres y hábitos que afectarán a la vida cotidiana de las personas,
al mundo del comercio, de las artes y las ciencias. No es exagerado afirmar que las nuevas
tecnologías pueden propiciar y conseguir un salto cualitativo hacia delante siempre que seamos
capaces de favorecer la generación y el acceso a la información al conjunto de la población para
transformarlo en conocimiento acumulado y compartido como fuente de progreso y riqueza
colectiva.

Existen riesgos ciertos y problemas que hay que prevenir antes de que ocurran realmente.
Es posible que se produzca una nueva dualización entre el Primer y el Tercer Mundo y también
una dualización en el seno de las llamadas sociedades “avanzadas”: entre los que tienen capacidad
económica para acceder a la información y los que no la tienen, entre los que saben y los que no
saben y, entre estos últimos, entre aquellos que no saben por que no quieren o los que no saben
por que no pueden o no disponen de los medios necesarios para ello. Una dualización territorial
entre aquellos que vivan en zonas que por su situación económica, geográfica y poblacional
dispongan de la llamada “banda ancha” y los que tengan que conformarse con el arcaico acceso
a las redes telefónicas rurales.

Pueden producirse nuevos cambios y desajustes en el mundo laboral. El puesto de trabajo
tradicional, en el que se entra a la misma hora y se comparte un mismo espacio, tiende a
desaparecer. Lo que cuenta es el producto final, no importa desde donde se haga, quién lo haga
ni en cuanto tiempo. Las nuevas tecnologías de la información, que pueden significar un paso de
gigantes con el fin del trabajo rutinario, corren también el riesgo de convertirse en el principal
instrumento de idiotización global de un nuevo orden en el que sean muy pocos los que controlen
y ejecuten proyectos que a todos atañen. El aumento del bienestar colectivo no es posible sin la
redistribución de las mejoras incrementales –económicas y laborales- que la aplicación de las
nuevas tecnologías de la comunicación puedan suponer. A corto y medio plazo, la destrucción
directa de empleos tradicionales debe verse contrarrestada con alternativas que no reproduzcan
los recientes traumas de la crisis que ha sufrido el modelo de sociedad industrial clásica surgida
de los siglos XIX y XX.

La rapidez con la que se desarrollan las nuevas tecnologías puede provocar a su vez la
aparición de nuevos monopolios. El mercado no siempre acoge como producto final de consumo
ni lo mejor, ni lo más útil, ni lo técnicamente más perfeccionado y ni siquiera lo más barato. No
todos están en igualdad de condiciones de competencia y son cada vez menos los que están en
disposición de encarar los retos que el mercado demanda.

Las nuevas tecnologías de la información pueden también incidir y plantear problemas
políticos y de representatividad en los estados democráticos si la dualización mencionada se
consolida. La tecnología de la información, como instrumento de comunicación de masas,
representa además un instrumento de poder extraordinario en manos de quien pueda ejercer su
control efectivo. Pueden, todavía, añadirse a las dificultades apuntadas una larga lista de posibles
inconvenientes, pero no se trata de eso si no precisamente de lo contrario, de eliminar dificultades.

No se trata de prevenirse contra nuevos avances técnicos, hay que aprovechar hasta el final el
potencial que ofrecen en el camino adecuado, el que suponen los usos que van a hacer las
personas de estos nuevos instrumentos que deben servir para trabajar más a gusto y de forma más
eficaz, para mejorar nuestra calidad de vida, para comunicarnos con más fluidez . La nueva
sociedad debe favorecer la generación y el acceso a la información del conjunto de la población.
Es preciso poner el acento en los contenidos, en la información, en un nuevo modelo educativo,
en la posibilidad de ejercer la medicina desde nuevas perspectivas, en una innovadora visión de
conjunto que permita la visión amplia que soñaron los investigadores de siempre. En definitiva,
en las personas.

Las administraciones públicas no pueden desconocer la urgencia del país en estas cuestiones
y, por tanto, tienen la obligación inmediata de tomar medidas sobre las mismas. Así lo ha
constatado, a través de los expertos comparecientes y los portavoces de los grupos
parlamentarios, la Comisión Especial para el Estudio de las Redes Informáticas del Senado. Con
todas sus actividades, la Comisión tuvo la aspiración de construir positivas e importantes
conclusiones de consenso político para facilitar el uso y acceso a las nuevas tecnologías por parte
de la población en general convencida de que Internet debe convertirse en un servicio público
universal. Mientras eso ocurría, se dibujaba incluso como perentoria la necesidad de avanzar en
el cumplimiento de aquello que aparece ya como una urgencia en un marco en el que las
novedades, oportunidades y evoluciones se miden más por días que por meses o por años.

Las Cortes Generales y las administraciones públicas en general deben ser el garante para
que la igualdad de oportunidades y de acceso a los bienes de la información sean una realidad tal
como expresa el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Constitución
Española y los Estatutos de Autonomía de nuestras nacionalidades y regiones. No se puede
esperar de la bondad del mercado, que naturalmente opera desde la óptica del beneficio
empresarial, que la universalización del servicio de comunicaciones empleando las nuevas
tecnologías de la información sea una realidad ni a corto, ni a medio ni a largo plazo. El
Ministerio de Fomento , la Comisión para la Supervisión del Servicio de Acceso a Información
y la Comisión Nacional del Mercado de las Telecomunicaciones así lo han reconocido en
múltiples declaraciones y documentos.

La universalización del acceso a la información por parte de las ciudadanas y los ciudadanos
aparece como una necesidad, un servicio y un derecho que los poderes públicos deben garantizar,
auspiciar y proteger. La fuerza imparable en la irrupción y el desarrollo de las Nuevas
Tecnologías de la Información, no sólo en España sino en el mundo entero, permite hablar,
incluso, de la primera y más rápida revolución tecnológica global. La universalidad del servicio aparece como más urgente, si cabe, entre nuestros niños y niñas, jóvenes y adolescentes que
necesitan de estos elementos para enfrentarse a los nuevos retos y situaciones.

Los problemas técnicos suelen tener soluciones políticas y económicas. La obligación de
los legisladores españoles consiste ahora en diseñar los mecanismos para poner al servicio de la
inmensa mayoría de ciudadanos y ciudadanas las ventajas, los avances y los progresos que las
nuevas tecnologías de la información ofrecen o pueden ofrecer, más allá de augures y consejeros
interesados y, para ello, no basta con hacer invocaciones optimistas al futuro, abrir puertas donde
no son necesarias, ni dibujar proyectos imposibles que el tiempo se encarga de arrinconar.

Es una responsabilidad de los legisladores y del Gobierno central y de los de las Comunidades Autónomas garantizar la igualdad de oportunidades a los ciudadanos y a los
territorios del Estado. La cesión de la configuración de redes únicamente al operador y al mercado
referidos en razones de carácter mercantil impide que se cumpla el principio de universalidad y
de servicio público. Todos los individuos y grupos sociales tienen derecho a disponer de
instrumentos para su desarrollo y es aplicable el principio de subsidiariedad, cuando no pueden
acceder a tales instrumentos por motivos ajenos a su voluntad de desarrollo humano como la
distancia, la diferencia de renta, discapacidades físicas, densidad de población, predominio del
sector agrícola, a los modos de vida rural, entre otros. No es posible dejar a los agentes del
mercado las decisiones sobre el tendido y extensión de las redes cuya planificación y ordenamiento
deben corresponder a la Administración Pública. El reto que tienen en la actualidad los poderes
legislativo y ejecutivo es el de propiciar un referente legal que sirva para llegar a la regulación;
introduzca políticas acordes con el derecho constitucional, con la información, con la garantía del
ejercicio de competencia y con la observación del carácter de servicio público que tiene la red.

Esta Comisión no puede concluir sus trabajos sin hacer una llamada para incluir dentro de
las políticas de cooperación internacional y ayuda al desarrollo, desarrolladas por el Ministerio
de Asuntos Exteriores, la Agencia Española de Cooperación Internacional, así como el Ministerio
de Economía, por medio de sus Fondos y Créditos de Ayudas al desarrollo, como también la
cooperación descentralizada que se efectúa desde los órganos de las Comunidades Autónomas,
fórmulas para colaborar con los países emergentes en la aproximación a la disposición,
aprendizaje y dominio de las tecnologías informáticas de comunicación; incidiendo en particular
en los niveles educativos básicos, técnicos y universitarios. Esta sensibilización por la
incorporación de sociedades en vía de desarrollo a las modernas técnicas de información, debe
orientarse con preferencia hacia el área latinoamericana y los países del Magreb.

Conscientes de todo ello, sabedores de la importancia capital que para el futuro de nuestro
país tiene el correcto desarrollo de los nuevos instrumentos del mundo de la información y la
comunicación, plenamente convencidos de que el desarrollo de las nuevas tecnologías requiere
de un amplio consenso y protagonismo en las políticas de todos los ámbitos y niveles del Estado,
sean cuales fueren sus cometidos; considerando que España no puede volver a cometer errores
que en el pasado significaron décadas de retraso en la implantación de nuevos modelos
productivos que implicaron retrasos imperdonables en desarrollo, cultura y bienestar para el
conjunto de nuestra sociedad, los miembros de la Comisión, expuestas y acordadas las ideas que
preceden, presentan ante el Pleno del Senado para que sean analizadas, debatidas y en su caso
aprobadas, las siguientes

CONCLUSIONES

I.- Todas las personas tienen el derecho fundamental de acceder libremente a la Red, sin discriminación de sexo, condición, características físico-psíquicas, edad o lugar de residencia.

II.- La libertad es una condición inherente a la Red que no podrá ser restringida por ningún poder público o privado. La libertad debe ser total en cuanto al acceso, la circulación, la información y la comunicación. Las únicas limitaciones posibles son aquellas que vengan delimitadas por la Carta Universal de los Derechos Humanos.

III.- Corresponde a los poderes públicos establecer las condiciones para que la libertad y la igualdad de las personas en la Red sean una realidad, eliminando los obstáculos que impidan el acceso de todos los ciudadanos a tal red y facilitando la participación de todos los españoles.

Los poderes públicos para cumplir tal fin, articularán medios para poner a disposición de todos los ciudadanos la Red, en colaboración con los operadores privados.

IV.- El ordenador personal y el domicilio electrónico son inviolables. Ninguna entrada o registro podrá hacerse sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito. Se garantizará el secreto de las comunicaciones electrónicas y la privacidad de los datos.

Cualquier actuación relacionada con la actividad informática se atendrá al mandato del artículo 18 de nuestra Constitución.

V.- Es necesaria la exigencia de un sistema público que garantice la seguridad informática, apoyando, además, todas las iniciativas de autorregulación que propicien una Red global efectiva y segura, a la vez que prevengan de aquellos contenidos nocivos para los menores. Se promoverá la creación de códigos éticos y deontológicos, estimulando a que usuarios de la Red y operadores constituyan un organismo representativo en el que se intercambien puntos de vista y se acometan iniciativas para la mejora y difusión positiva del marco de autorregulación.

Las Unidades Operativas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, incrementarán sus dotaciones humanas y técnicas para que puedan realizar una eficaz labor de prevención, seguimiento, control y, en su caso, persecución de Los contenidos y prácticas ilícitas a través de la Red.

Por otra parte se creará una Fiscalía Especial para los Delitos Informáticos.

VI.- Todos los españoles tienen derecho a la educación y a la formación en nuevas tecnologías.

Los poderes públicos desarrollarán planes de alfabetización digital para escolares, jóvenes, mayores y discapacitados, con el objetivo de eliminar las barreras en el aprendizaje y uso de los equipos. Asimismo, promoverán el acceso gratuito a la Red en bibliotecas, centros culturales, cívicos, sanitarios y docentes, tanto en el ámbito urbano como en el medio rural.

Se creará un Distrito Universitario Virtual y Bibliotecas Digitales para que la enseñanza superior y la cultura estén al alcance de los españoles.

Igualmente se establecerá un programa especial para el acceso de las personas discapacitadas a las nuevas tecnologías de la información.

De acuerdo con las Comunidades Autónomas y las Corporaciones locales, se incentivará la creación de escuelas de formación permanente que faciliten el acceso y aprendizaje de las nuevas tecnologías de la información a la población en general y muy especialmente de la formación continua del profesorado.

Se establecerá un fondo específico para que instituciones, universidades, empresas y entidades, dediquen esfuerzos a la investigación, el desarrollo y la innovación de las tecnologías.

VII.- Las lenguas y culturas españolas son signos de identidad que nos distinguen y que constituyen un valor añadido de nuestra entrada en el espacio digital. Nuestro idioma es un bien cultural que nos proporciona una ventaja competitiva al interrelacionarnos con la amplísima población mundial de hispanohablantes. Se establecerá un programa para consolidar y aumentar significativamente la implantación de contenidos en español dentro de la Red, incrementando la asignación presupuestaria al Instituto Cervantes, a través del cual también se iniciará un programa de conocimiento y divulgación del gallego, el euskera y el catalán. Asimismo se dedicará especial atención a la comunicación en estos tres idiomas.

VIII.- España participará activamente en las iniciativas de la Unión Europea encaminadas a aunar esfuerzos de difusión, mejora de calidad y rebaja de los precios en la extensión y uso de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, propiciando un marco común que permita la libre competencia y la universalización del servicio de transmisión de datos.

Los planes de cooperación internacional para el desarrollo de las instituciones del Estado y Comunidades Autónomas incluirán, preferentemente, programas de fomento de tecnologías de la comunicación, en particular en las actuaciones de cooperación con los países del área de Latinoamérica y del Magreb.

La Comisión apoya la propuesta de la Comisión Europea "e-Europa" que será próximamente estudiada en la cumbre de Helsinki.

IX.- La Red ha supuesto una verdadera transformación en el libre comercio, dándole un auténtico sentido a la libre empresa y lo que es más importante, a la iniciativa personal, haciendo que gracias al espíritu emprendedor de las personas éstas puedan ofrecer sus mercancías y productos al mundo entero sin límites geográficos, ni cronológicos, ni de ningún otro tipo. La libertad es tal en el comercio electrónico, que las propias empresas y comerciantes han creado un código ético de comportamiento basado en la buena fe y en la imagen, bien sea suya o de los productos que ofrecen. Asimismo, las actividades informáticas y su interconexión han revolucionado el mundo del empleo, dando oportunidad al desarrollo de puestos de trabajo desde el propio domicilio particular y convirtiendo la Red en una bolsa de trabajo universal que es consecuencia de la conversión del planeta en un monumental mercado de trabajo.

Los poderes públicos fomentarán e incentivarán el acceso de las empresas a la Red, incluidas las ayudas a la instalación de equipos, para que a través del Comercio Electrónico se llegue a una economía más dinámica, competitiva y abierta, generadora de nuevas formas y yacimientos de empleo.

X.- El correcto funcionamiento de la Red, así como su adecuado mantenimiento, exigen el permanente compromiso de las empresas operadoras y la atenta vigilancia por parte de los organismos públicos. Las Cortes Generales serán informadas periódicamente de las incidencias y fallos en la prestación del servicio. Dicho informe será examinado previamente por la Comisión Nacional del Mercado de las Telecomunicaciones.

XI.- Las infraestructura de alto ancho de banda y su implantación en todo el territorio nacional son una de las garantías de máximo aprovechamiento de las redes informáticas.

Se potenciará la extensión y consolidación inmediata de la fibra óptica según todos los concursos adjudicados por demarcaciones así como la extensión del cable de la operadora dominante que también tiene la opción de hacerlo una vez transcurrida la moratoria establecida.

Además del fomento de tecnologías como la ADSL se promoverá el acceso a través de la radio en sus diferentes tipos de ondas y, en definitiva, cuantas futuras tecnologías permitan aumentar el ancho de banda y la interactividad del mismo.

Se incentivará la circulación e instalación en España de las grandes redes de trasporte de comunicación a través de fibra óptica con los consiguientes enlaces de alta capacidad y gran rapidez.

XII.- La salvaguarda de los derechos correspondientes a la propiedad intelectual e industrial cobra su importancia como consecuencia de la aparición de tecnologías novedosas a través de las que se crean, construyen, distribuyen y difunden contenidos que son producto de la imaginación y esfuerzo de la persona.

Se divulgarán las leyes y normativas que otorgan garantía y amparo a las obras en formato digital, incorporando asimismo a la legislación española los convenios, tratados y medidas que incrementan tal protección.

Se dotará a la autoridad reguladora de dominios de capacidad para evitar y, en su caso, sancionar, los comportamientos ilegítimos y perjudiciales de quienes pretendan usurparlos con fines objetivamente reprobables.

XIII.- Es necesario potenciar de inmediato un plan de modernización digital de las Administraciones Públicas.

La Red será el vehículo que favorecerá una nueva relación de proximidad de la Administración con los administrados. Estos podrán gestionar directa, rápida y eficazmente sus intereses con una Administración moderna y transparente, que pondrá gratuitamente a disposición de los españoles documentación, resoluciones, legislación y normativas, así como toda aquella información que no vulnere ningún derecho o garantía fundamental.

XIV.- Las Instituciones parlamentarias utilizarán las redes electrónicas para aproximar las relaciones entre representantes y representados, facilitando la participación activa y directa de los españoles en sus actividades y procedimientos.

El Senado creará una Comisión con capacidad legislativa y de control del Gobierno, que velará por el desarrollo, impulso y fomento de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación en España".


Aprobado el 9 de Diciembre de 1999 por la Comisión Especial de Redes Informáticas del Senado.





    1.- Consejos antivirus
    2.- Sin Canon
    3.- Protección menores
    4.- Hacker 10
    5.- Derechos HH
    6.- Independencia
    7.- Patentabilidad SW
    8.- LSSI
    9.- Senado e Internet
  10.- Proyecto GNU

2002 ©arlos